Diseño de marca para firmas de abogados

Actualizado: abr 27

El diseño de marcas en firmas de abogados se ha caracterizado por ser bastante homogéneo en cuanto a la conformación de sus logotipos, que generalmente están compuestos por los apellidos de sus fundadores o por un monograma (figura compuesta por letras), seguramente seguido por la palabra “Abogados” y/o “Asociados” y muy posiblemente usando el signo “ampersand” (&).


Si bien éstas han sido soluciones prácticas en el desarrollo de marcas para firmas de abogados, pueden no ser las más estratégicas en el momento de implementar una correcta estrategia de marca, principalmente cuando se busca la diferenciación y una adecuada comunicación con el mercado objetivo definido.


A continuación, algunos aspectos a tener en cuenta desde el punto de vista de diseño gráfico de marcas para firmas de abogados:



Antes de empezar


Primero se debe establecer si lo que necesita la firma es una marca completamente nueva o “refrescar” la existente. Esto dependerá de la recordación y posicionamiento que la marca actual tenga en el mercado, y de analizar si está alineada con los objetivos de negocios de la organización. Para esto, un proceso de planeación estratégica de marca será vital, pues sentará los pilares de todo lo que se hará posteriormente.


Asimismo, cada vez es más difícil obtener la atención con el contenido publicado en los distintos canales de comunicación, debido a la sobrecarga de información que hay en el mercado. Por esto, es clave dotar la marca con elementos que ayuden a ese reconocimiento rápido.


Las siguientes son algunas recomendaciones prácticas a la hora de iniciar un proceso de branding:



Nombre

El nombre de una marca es la representación sonora de los valores y diferencial de la marca. Es la primera impresión que tendrá la audiencia de interés de la firma y le da el significado a la marca. Para la asignación del nombre de una marca existe un proceso llamado “naming”, el cual va ligado al proceso de planeación estratégica de marca que mencionamos anteriormente, determinando así la razón de ser de la firma, su enfoque, valores, características y diferenciación, entre otros. Es importante que el producto del proceso sea un nombre, que además de reunir lo ya mencionado en este punto, sea claro, fácil de pronunciar y escribir. También hay que tener en cuenta que el nombre no esté registrado por otra empresa o por la competencia y que el dominio web esté disponible.


Color

Los invitamos a salir de los colores tradiciones que históricamente han usado las firmas de abogados: azul, negro y gris. Existen estudios sobre los significados de los colores y se utilizan para definir las mezclas para comunicar lo que la firma verdaderamente quiere transmitir.



Forma

En un buen ejercicio de branding, se procura generar componentes del logo que después puedan usarse de manera parcial o completa en las piezas de comunicación: Esto ayuda a construir recordación y singularidad en la marca, además de dar una solución a temas de desarrollo digitales, como una iconografía propia.



Imagen

Otro factor relevante es el uso de recursos visuales que conforman la imagen: fotografías, ilustraciones y elementos que ayuden a desarrollar y contextualizar la información que se comparte. Este es uno de los elementos más subvalorados, pues se suele usar imágenes genéricas en lugar de recurrir a la creación de imágenes propias, o a hacer intervención de color o elementos de diseño en las distintas piezas gráficas (posts, boletines, presentaciones, avisos publicitarios, entre otros).


Recurrir a diseños propios y únicos ayudará al interlocutor a identificar quién le habla sin necesidad de buscar el logo o leer el título de la pieza. Siempre se puede ir más allá usando fotos que de manera no literal o metafórica ayuden en el desarrollo del contenido, captando la atención del cliente, quien querrá resolver la incógnita o metáfora que se le presenta en las piezas gráficas.



Palabras

Por último, se debe crear un conjunto de palabras que se desarrollen alrededor de lo que la marca quiere comunicar y que se usarán en el contenido que se comparta. El uso consistente de estas palabras escogidas estratégicamente construye un ecosistema para la marca, reforzando lo que la firma desea transmitir.


Aunque el proceso de branding requiere de un estudio profundo de la esencia de la firma y lo que quiere comunicar, estos son apenas algunos puntos de ayuda para el proceso de modificación o construcción de marca. Para más información o apoyo en el proceso estratégico de crear y/o posicionar una marca, contáctenos en info@upwyse.legal